Skip to content

Anatomía de tu caballo: la cruz y el músculo trapecio

Anatomía de tu caballo: la cruz y el músculo trapecio

mario-soriano-anatomia-caballo

En artículos anteriores estuvimos comprobando la importancia del cuello como un auténtico balancín del cuerpo equino, así como el nexo entre éste, el dorso y las extremidades delanteras a través de lo que denominamos la cintura escapular.

En este post vamos a profundizar en la siguiente estructura anatómica que conecta la cintura escapular con el dorso, la cruz, y más concretamente con un músculo muy importante: el trapecio. Las cruz se corresponde con la región anatómica de las vértebras torácicas, concretamente solemos hablar de la tercera a la octava torácica en esta región, si bien se trata de un número con ciertas variaciones dependiendo de razas y sus diferentes morfologías de inserción de cuello en el tórax.

La importancia de esta región anatómica viene dada por muchos aspectos. La silla se apoya en la región ubicada alrededor de la cruz, concretamente en la porción torácica del músculo trapecio. Es importante entender la función, posición anatómica e inervación del trapecio equino, concretamente de la porción torácica que se encuentra alrededor de lo que conocemos como cruz. Las fibras musculares de la porción torácica se originan desde la parte superior de las apófisis espinosas de las vértebras dorsales T3 a T10; la porción cervical se origina desde el borde superior del ligamento nucal. Finalmente, como se puede ver en la infografía, se trata de  una apariencia con forma de dos triángulos que se insertan en ambos casos en la zona de la espina de la escápula (Trapezius cervicus: trapecio cervical; Trapezius torácica: trapecio torácico). En líneas generales y sin profundizar, basta que nos quedemos con la idea de que la acción de ambas porciones es ayudar al movimiento del hombro del caballo hacia arriba y hacia atrás, de manera que finalmente el miembro anterior pueda proyectar el movimiento hacia adelante. Trasladándolo al plano funcional, necesitamos que éste músculo trabaje adecuadamente para que los trancos pedidos demandando extensión del aire se ejecuten adecuadamente. Un trapecio acortado, fibrótico, tenso o asimétrico repercutirá en la calidad de la protracción del miembro anterior, es decir, en la amplitud del tranco demandado, por ejemplo, en un trote largo.

 

mario-soriano-anatomia-caballo
Porción torácica (Trapezius thoracis) y cervical (Trapezius cervicus) del músculo trapecio del caballo. (Fuente: horsemassage.com.au)

Una vez sabemos el origen, inserción y biomecánica de este músculo, es necesario hablar de su inervación. Como todos los músculos, el trapecio necesita un nervio que le envíe las órdenes de contracción o relajación desde el sistema nervioso central; y este punto es especialmente interesante pues el trapecio recibe una inervación a distancia gracias a lo que en neurología llamamos un nervio o par craneal. Es el nervio accesorio o XI par craneal el que envía las órdenes a este músculo. Lo curioso de este hecho es que el nervio accesorio, como par craneal que es, ha de salir desde la base del cráneo para, a través de un orificio presente entre la primera cervical y el cráneo, llegar mediante un recorrido por el cuello hasta el trapecio. Esta salida del nervio accesorio puede predisponer a un problema ante la existencia de una desalineación en la primera cervical, lo que en términos quiroprácticos se denomina subluxación y en términos osteopáticos bloqueo. Ante esta circunstancia, lo siguiente es una pérdida en la calidad y cantidad de mensajes que saldrán por el citado nervio y fruto de ello, el volumen y actividad muscular del trapecio se puede ver disminuida. Así pues, no resulta infrecuente caballos con atrofias unilaterales de trapecio y que presentan asimismo claros problemas cervicales con la sintomatología que va asociada a ello: problemas de contacto, pérdidas de coordinación, problemas de reunión y un largo etc. No es infrecuente tampoco encontrar caballos en los que se ha abusado de la mano o incluso se han usado técnicas de hiperflexión o rollkur y con el paso de los años se produce una severa atrofia de los trapecios. Este fenómeno al suceder poco a poco, suele pasar inadvertido y mucha gente asocia este fenómeno a la edad, la raza o cualquier otro factor externo, cuando en realidad proviene de un problema cervical.

mario-soriano-anatomia-caballoPuede que llegado este punto te hayas preguntado: “un momento, si la primera vértebra cervical hace esto que dices, ¿tiene el caballo una especie de pinzamiento y le dolerá muchísimo, verdad?”. Pues la verdad es que no, inicialmente, este tipo de desplazamientos son milimétricos y solo comprometen la calidad y cantidad de la transmisión neurológica; tal y cómo se ha comprobado en diversas experiencias en humanos, en ocasiones pueden pasar hasta 10-12 años hasta que aparezca una sintomatología dolorosa asociada. de esta manera inicialmente se va a ir produciendo una atrofia de uno de los trapecios, lo que va a redundar en un desequilibrio de la silla dado que ambos lados del puente ya no contactarán equilibradamente. Esto generará un círculo vicioso que agravará la atrofia de trapecios y con los años el problema cervical-trapecio acabará mostrando sintomatología dolorosa.

En la próxima entrega vamos a entender qué sucede a nivel equitacional en los problemas que se asocian a los trapecios, cómo se compensa nuestro caballo y profundizaremos un poco más en la región escapular para entender un poco más acerca del hombro del caballo.